Fármacos preventivos de la dirofilariosis

La importancia de prevenir al gusano del corazón

Mujer cuidando de su perro con filaria

La Filariosis o Dirofilariosis, también conocida como Enfermedad de Gusano del Corazón es una enfermedad parasitaria causada por el gusano Dirofilaria immitis, que es transmitido de un perro a otro mediante un mosquito. Es una enfermedad potencialmente mortal, transmisible a las personas, y cada vez más frecuente en nuestra tierra.

Pese a que el tratamiento es muy eficaz, no está exento de riesgos, así que, más que nunca, prevenir es mejor que curar.

Existen dos barreras:

Intentar que los mosquitos piquen lo mínimo

De forma ideal, si no le picara ningún mosquito al perro, puesto que es la única forma de transmisión demostrada hasta la fecha, nunca se contagiaría. Para ello existen los repelentes en forma de collar o pipeta. Pero hay que tener en cuenta dos cuestiones: la primera atañe a la calidad de esos repelentes; nunca adquiera ninguna pipeta ni collar que no sea expresamente recomendado por el veterinario (Google, Amazon, experiencias personales y vendedores de las tiendas de complementos para animales de compañía no son fuentes fiables). Y la segunda cuestión es que, pese a que le ponga el mejor repelente aconsejable, nunca va a proteger a su mascota al 100%, entre otras cosas porque la dirofilaria es transportada por cualquier especie de mosquito, y es prácticamente imposible crear un repelente para todas las especies de mosquitos (y aquí tenemos varias de ellas). Obviamente si no ponemos repelentes o estos son de mala calidad, las probabilidades de transmisión de la enfermedad se multiplican. Por eso tiene mucha importancia la segunda barrera.

¿Quieres prevenir la Filariosis? Te ayudamos

Bloquear el crecimiento de la larva

Se trata de impedir que la larva (microfilaria), inoculada por el mosquito, crezca y se convierta en un preadulto y adulto, que son las formas del gusano que generan problemas. Si conseguimos eliminar las larvas no existirán adultos. Y ello se consigue de dos maneras alternativas:

Suministrando un comprimido

Con un comprimido mensual durante todo el año. La larva pasa de estadio larvario a preadulto en unos 45-50 días. Los comprimidos sólo eliminan larvas, no preadultos ni adultos. Si damos cada 30 días el comprimido nos aseguraremos que nunca llegue al estadio preadulto.

Mediante una inyección

Con una inyección de un fármaco de liberación sostenida, que ponemos en la clínica, cuya duración alcanza los 11 meses.

Para cualquiera de las dos formas es aconsejable hacer primero el test de detección precoz, porque si da positivo significa que ya hay adultos; si eso es así, hay que eliminarlos también a estos con otra medicación, porque van a seguir creando más larvas y más problemas. Es importante incidir en que son fármacos muy seguros, por lo que en caso de no tener microfilarias en sangre, no pasa absolutamente nada.