Leucemia felina

En nuestra clínica veterinaria en Castellón te ayudamos a prevenir la leucemia felina

Leucemia felina

La enfermedad de la leucemia felina (FeLV) está causada por un retrovirus, cuya transmisión acontece mediante el contacto de un gato sano con cualquier secreción de un gato enfermo o portador asintomático (saliva, mocos, lágrimas, heces, orina, sangre por peleas, pulgas, transfusiones o semen).

El medio de contagio más frecuente es la saliva, seguido del contagio de gatitos a través de la placenta o la leche materna de la madre infectada.

 

Síntomas de la leucemia felina

Los signos de infección son muy variados, ya que dependen de la respuesta inmunitaria del propio gato. Incluso hasta un 40% de los infectados logran eliminar el virus o, al menos, mantenerlo latente. Por eso un solo test positivo no es ninguna sentencia.

Si se desarrolla la enfermedad el gato puede tener, entre otros síntomas:

  • Letargia.
  • Falta de apetito.
  • Problemas respiratorios.
  • Anemia.
  • Fiebre.
  • Infecciones cíclicas.
  • Alteraciones oculares.
  • Alteraciones neurológicas.

Por estadística, de promedio, acaba con la vida del animal al cabo de 3 años desde el diagnóstico.

 

Consejos para prevenir la leucemia felina

1) Evitar el contacto del animal con mascotas infectadas con FeLV

Este objetivo puede lograrse tomando las siguientes medidas:

  • Mantener a los gatos dentro del hogar, alejados de otros felinos potencialmente infectados que pudieran morderlo.
  • En el caso de adoptar gatos de la calle de los que se desconoce su situación sanitaria, se aconseja descartar la enfermedad realizando un sencillo análisis de sangre. Si nosotros ya tenemos otro gato en casa, deberíamos mantenerlos completamente separados hasta obtener el resultado.
  • Si se tiene más de un gato en el hogar y uno de ellos está infectado con FeLV, este debe permanecer aislado del resto sin poder compartir ni el recipiente de la comida ni la bandeja sanitaria.
  • Se recomienda castrar a los gatos con FeLV para minimizar el merodeo en caso de vivir en casa con acceso al exterior.

     

    2) Adecuado plan de vacunación

    Es la mejor medida para la prevención tanto de esta enfermedad como de muchas otras de los felinos. Para ello se vacuna a TODOS los gatos de más de 12 semanas, con 2 dosis, siempre y cuando el test de negativo.

    Dicho test se realiza con una sencilla extracción de sangre previa a la vacuna y el resultado se obtiene en 15 minutos. Después se revacuna con una dosis anual.

    En caso de que de positivo, si no tiene ningún síntoma, se pospone la vacuna de leucemia (aunque se pueden y deben poner las demás vacunas frente a otras enfermedades, como la vacuna trivalente) y se realiza otro test a los 3 meses para evaluar si ha habido suerte y es del 40% que logra eliminar el virus.

     

    Tu clínica veterinaria para gatos en Castellón

    jumbotron

    En Alfa Veterinaria somos especialistas en medicina felina. Disponemos de planes de salud para gatos y protocolos específicos de atención para estas mascotas.

    ¡PIDE CITA AHORA!