Vacunas perros

Todo lo que necesitas saber sobre las vacunas para perros

 

titulo
Suri simpàtica.JPG

Las vacunas para perros en Castellón pueden ahorrarte más de un disgusto. Protege a tu mascota frente a las enfermedades más frecuentes y gana en tranquilidad. En Alfa Veterinaria disponemos de planes de vacunación específicos para tus mejores amigos.

Generalmente, los cachorros necesitan varios refuerzos de vacunación (como los niños) para brindarles toda la protección posible. Los perros adultos vacunados adecuadamente necesitan un refuerzo anual de la mayoría de las vacunas. Los calendarios de vacunación varían según la edad, el estado de salud general, las normativas de cada comunidad autónoma, los tipos de vacunación y el riesgo de exposición. 

 

RESERVA CITA ¡AHORA!

 

Parvovirus canino

Enfermedad vírica muy frecuente y altamente contagiosa, transmitida por lamer o ingerir secreciones de otro animal infectado (incluso materiales contaminados). El animal afectado presenta fiebre, inapetencia, decaimiento, vómitos y diarrea que pueden ser hemorrágicas y provocar una grave deshidratación y una infección bacteriana secundaria generalizada (septicemia). Es especialmente grave en cachorros de 1 a 6 meses de edad. El tratamiento es eficaz en un 80% de casos si se hospitaliza a los primeros síntomas. 

 

Moquillo canino

Enfermedad vírica muy transmisible a través de secreciones nasales y lacrimales en forma de aerosol que expulsa un animal infectado. El animal afectado presenta fiebre, inapetencia, decaimiento, problemas respiratorios, oculares, gastrointestinales, cutáneos y neurológicos. El tratamiento es eficaz en un 30% de casos, aunque la mayoría de los que se salvan quedan con secuelas para toda la vida. 

 

Hepatitis vírica canina

Enfermedad vírica transmitida por ingestión de orina, heces o saliva de perros infectados. El animal afectado presenta fiebre, vómitos, diarrea, mucosidad nasal y ocular, inflamación ocular (ojo azul) y sangrado interno. No hay ningún tratamiento específico y la mortalidad está entorno a un 10% de los animales afectados, pudiendo morir en pocas horas. 

 

Leptospirosis canina

Enfermedad bacteriana muy grave que, además, también afecta a personsas. Es transmitida por el contacto de una herida con aguas contaminadas por la orina de un animal enfermo. Las personas se pueden infectar al entrar en contacto con la orina de los perros afectados. Puede no causar ninguna alteración aparente, existiendo los perros portadores crónicos asintomáticos, siendo un riesgo para la familia. Pero lo más frecuente es que se produzca la muerte por fallo renal y hepático (con fiebre, gastroenteritis hemorrágica, ictericia y orina sanguinolenta). 

 

Rabia

Enfermedad vírica 100% mortal transmitida por la saliva mediante mordisco o lamido de heridas de un perro/gato infectado a una persona o a otro perro/gato. El animal afectado pasa por una primera fase de excitación (agresividad, mirada perdida, vómitos, pérdida de apetito) y por una segunda fase de parálisis (andar vacilante y salivación con lengua colgante por parálisis de la laringe), hasta que muere. No hay tratamiento posible. En personas también es mortal si no se actúa de forma inmediata.

 

Parainfluenza

 Enfermedad vírica parcialmente responsable de la enfermedad llamada "tos de las perreras", transmitida por el contacto con secreciones salivares de un perro infectado mediante contacto directo, tos, estornudo o por compartir comederos, bebederos o camas. Causa fiebre alta, tos, estornudos, inflamación ocular, secreción nasal, depresión y falta de apetito.

 

Leishmaniosis

Enfermedad parasitaria sanguínea potencialmente mortal transmitida por la picadura de la mosca de la arena llamada Phlebotomus o flebotomo, mal denominada "enfermedad del mosquito". Dicha mosquita transmite el parásito Leishmania spp desde un animal infectado a uno sano, provocando una respuesta inmune exagerada, dando lugar a una gran variedad de síntomas, entre ellos úlcera cutáneas, inflamaciones oculares, fallo renal, pancreatitis, adelgazamiento, fiebre e incluso la muerte si no se trata a tiempo. También se dan casos de transmisión a personas, que si bien no son mayoritarios, es importante tener en cuenta, sobretodo en personas inmunodeprimidas. La vacuna, siempre en combinación con los repelentes del flebotomo, contribuye al no desarrollo de la enfermedad o a que ésta sea más leve.