Mi perro odia los petardos. ¿Qué puedo hacer?

Muchos perros tienen problemas con los ruidos fuertes en Castellón. Se asustan y se estresan mucho con las tormentas y los fuegos artificiales.

Mi perro odia los petardos

 

En este artículo exponemos unas estrategias que van a ser muy beneficiosas para ellos, como son la creación de un refugio para el animal, cuál debe ser la actitud del propietario ante la situación y la prevención en edades tempranas.

También hablaremos del uso de productos ansiolíticos teniendo en cuenta que su veterinario es la persona apropiada para aconsejarle sobre el uso de los mismos.

Las terapias de modificación de conducta, que son la base del tratamiento, son complejas y tienen que adaptarse a cada caso. Por eso quedan fuera del abasto de este artículo.

 

Creación de un refugio

La idea es proporcionarles una zona segura donde refugiarse cuando sientan miedo.

Buscaremos un lugar nuevo que pueda servir de escondite, algo que él no vaya a relacionar con su miedo. Un transportín sin puerta o una caja grande sirven para este menester. Si es debajo de una mesa, la podemos tapar con una manta para intentar aislar más la zona y darles más sensación de seguridad. Igualmente, podemos cubrir el transportín y la caja con la manta.

Dentro del refugio se puede colocar una cama que le guste, juguetes, premios… Cualquier cosa que incremente la confortabilidad. Este lugar tiene que estar a su disposición pero no debemos obligarle a estar allí. Lo mejor es trabajarlo con anterioridad, mostrándole el sitio y administrándole premios comestibles.

Por último, insonorizamos del exterior en la medida de lo posible, por ejemplo cerrando persianas y cortinas de la habitación. También podemos poner música tranquila.

 
La actitud del propietario

¿Cuál sería una buena actitud para llevar lo mejor posible las estruendosas noches de fin de año? A ser posible estaremos con nuestro perro y, si no está demasiado asustado, podemos intentar distraerle con juegos.

Debemos comprender que el miedo es una emoción que no se puede controlar, así que paciencia, hay que aceptarlo sin frustraciones ni enfados, nada de castigos.

Nuestra tranquilidad es básica para mostrarle que no hay nada de qué preocuparse y si necesita estar cerca nuestro se lo debemos permitir. Por último, no intentemos que supere sus miedos enfrentándole a ellos: eso sólo empeora la situación.

 

Los cachorros y su primer contacto con ruidos fuertes

Si tienes un cachorro que va a pasar sus primeras navidades o fiestas patronales y, como consecuencia, sus primeros petardos, aquí os mostramos algunos consejos para intentar que pase este momento lo mejor posible. Esto formará parte de un periodo de socialización correcto.

  • Habituarle días antes a los sonidos de los petardos con CD de ruidos, al principio con el sonido muy bajito y poco a poco, si está tranquilo, ir aumentando el volumen.
  • Crear una zona segura donde pueda refugiarse por si lo necesita: con su camita, agua y comida, juguetes, un difusor de feromonas y que esté lo más aislado del ruido posible.
  • Antes de que empiecen los petardos tenerle entretenido con juguetes interactivos, que se les pueda poner comida dentro…
  • No sacarle a pasear cuando ya se oigan petardos.
  • No dejarle solo esa noche y actuar tranquilo en todo momento.