Castrar perro en Castellon

Castrar perro en Castellon

Conoce las ventajas y desventajas de castrar a tu perro en Castellón

La decisión sobre castrar a un perro en Castellón o no es una de las más importantes a las que, en algún momento, deben enfrentarse sus dueños. Como responsables del animal, son ellos los que han de poner sobre la mesa los pros y los contras de esta intervención y actuar en consecuencia.

Si es tu caso y tienes dudas, en nuestra consulta de veterinaria en Castellón te ayudamos a resolverlas. Toma nota, infórmate y decide si merece o no la pena castrar a un perro. Comenzamos.

 

Beneficios de castrar a un perro en Castellón

  • La castración reduce las posibilidades de que padezca tumores e infecciones en mamas, ovarios, útero, próstata o testículos.
  • Hace que el animal tenga menos ganas de escaparse, evitando la preocupación y el peligro que este hecho provoca.
  • Se reduce la agresividad del can, que deja de luchar por defender su territorio y se muestra menos dominante. Dirás adiós a las peleas y a los marcajes con orina. Tanto tú como él estaréis más tranquilos.
  • Castrar a un perro evita los embarazos psicológicos (en el caso de las hembras) y las complicaciones que se derivan de los mismos.
  • Previene el abandono de cachorros no deseados. Piensa, si no eres criador, ¿qué necesidad tienes de que tu mascota se reproduzca?

 

Inconvenientes de castrar a un perro

  • Puede hacer que sea más grande de lo normal cuando la intervención se realiza antes de que finalice su proceso natural de crecimiento.
  • Realizar esta intervención demasiado joven predispone al desarrollo de displasia de cadera y/o a la ruptura del ligamento cruzado craneal.
  • Afecta a su metabolismo, haciendo que aumente su apetito y, por tanto, su peso. En este sentido, es importante adecuar la dieta y la actividad del can a su nueva condición.
  • Incrementa las posibilidades de que sufra hipotiroidismo.
  • Puede hacerle atractivo para otros machos no castrados.
  • Supone un mínimo riesgo en cuanto a intervención, pero en algunos casos pueden existir complicaciones.

 

Recuerda que, a la hora de castrar a un perro, eres tú el que decide. Pero también que esa decisión debe ser responsable y centrarse en el bienestar del animal, no en tus propios miedos o deseos.